Administracion de Edificios


La atención de los servicios de delivery en los edificios puede presentar ciertos desafíos en términos de seguridad. Uno de los principales problemas es el acceso de personas ajenas al edificio, lo que puede poner en riesgo la seguridad de los residentes y sus propiedades.


En primer lugar, los repartidores de delivery suelen ser personas diferentes cada vez, lo que dificulta el control y seguimiento de quién entra y sale del edificio. Además, en ocasiones, los repartidores pueden necesitar acceder a áreas privadas del edificio para realizar la entrega, lo que puede suponer un riesgo adicional.


Por otro lado, la frecuencia de las entregas de delivery puede sobrecargar al personal de portería, que debe atender a los repartidores además de sus otras responsabilidades. Esto puede llevar a errores o descuidos en la gestión de la seguridad del edificio.


Para mitigar estos problemas, es importante establecer políticas claras y procedimientos de seguridad para la recepción de deliveries. Esto puede incluir la verificación de la identidad del repartidor, la recepción de las entregas en un área designada, y la notificación a los residentes cuando su delivery ha llegado.


En resumen, aunque los servicios de delivery son una comodidad para los residentes, es crucial manejarlos de manera que no comprometan la seguridad del edificio